CRUZ DE BOYACÁ

enslap-normal-superior--600x540

En la década de 1880 a 1890, según el testimonio de egresadas, la Normal alcanzó altísimo nivel académico. El desarrollo intelectual de las estudiantes fue valorado y muy bien reconocido por los docentes, quienes las estimulaban permanentemente y les daban la oportunidad de demostrar sus habilidades, seleccionando para las pruebas finales los temas de acuerdo con los intereses de las estudiantes, porque aseguraban que en cualquiera “lucirían  maravillosamente”.

Al iniciar el siglo XX, la Normal permaneció cerrada a consecuencia de la Guerra de Los Mil Días. Una vez reiniciadas las labores (1904), las directivas y profesores continuaron la tarea formativa sin descuidar ningún aspecto. Inculcaron permanentemente el sentido de responsabilidad, el amor a la verdad, la pulcritud en la presentación personal, los buenos modales y la necesidad de una sólida preparación intelectual. Daban gran importancia a la música y a la celebración de las fiestas patrias.

La señora Leticia Ulloa de Forero, rectora dinámica y protagonista de este ideal, fue reconocida con la Cruz de Boyacá por el Gobierno Nacional, galardón que declinó debido a quebrantos de salud que le impidieron dirigirse a la capital para recibirlo; como homenaje póstumo, el Gobierno de Boyacá expidió decreto “exaltando su talento y sus virtudes como abnegada servidora de la educación”.

1922-1925

ENSLAP

1922-1925

La Normal no funcionó durante 1922 a 1925

1926

ENSLAP

1922-1925

La señora Ana Rosa Segura de Fajardo, pedagoga de dedicada y profunda vocación, y miembro de la Academia de Historia de Boyacá, dirigió los destinos de esta Institución; infundió en sus estudiantes el amor por la labor docente y la necesidad de colaborar con los niños de la calle.

1927-1930

ENSLAP

1927-1930

En el cuatrienio 1927 a 1930, la rectora, señorita Evangelina Zambrano, dama estricta y de gran preparación intelectual, tomó la decisión de suspender el internado por razones disciplinarias. Narran sus estudiantes que las obligaba a realizar pesadas caminatas y cumplir fielmente las normas disciplinarias. En sus últimos días estuvo privada del don de la vista y murió en relativo abandono.