La Escuela Normal Superior Leonor Álvarez Pinzón es una institución oficial de carácter educativo. Hunde sus raíces en la Ley 204 del 4 de noviembre de 1873, emanada de la Asamblea Legislativa del Estado Soberano de Boyacá. Inició tareas el 5 de mayo de 1875 con 28 estudiantes, bajo la dirección de la ilustre pedagoga Inocencia Nariño.


 A través de su historia ha liderado la formación de mujeres y hombres que han incidido en el desarrollo educativo, social, político y económico de Boyacá y Colombia. Prueba de ello es el desempeño exitoso que han tenido sus egresados en el quehacer cotidiano de la escuela y/o en los roles profesionales o personales que han asumido.
 Durante las diferentes épocas de su trayectoria educativa, la estructuración y desarrollo del plantel se han dinamizado, cumpliendo no sólo con las políticas del Ministerio de Educación Nacional sino, ante todo, enfatizando en la orientación de estudiantes, quienes con su testimonio son agentes de cambio.


 Pedagógicamente, su acción ha sido loable: ha irradiado sus vivencias a lo largo y ancho del país.Las dos primeras décadas se caracterizaron por la formación de estudiantes de una gran voluntad, orientadas a asumir responsablemente el papel de la mujer en el hogar y en la escuela. Este pensamiento, unido al orden y la regulación provenientes del estricto cumplimiento del reglamento, permitieron el progreso de la Escuela Normal y la preparación de magníficas institutoras que dirigieron por muchos años los destinos educacionales del Departamento.
 
En la década de 1880 a 1890, según el testimonio de egresadas, la Normal alcanzó altísimo nivel académico. El desarrollo intelectual de las estudiantes fue valorado y muy bien reconocido por los docentes, quienes las estimulaban permanentemente y les daban la oportunidad de demostrar sus habilidades, seleccionando para las pruebas finales los temas de acuerdo con los intereses de las estudiantes, porque aseguraban que en cualquiera “lucirían  maravillosamente”.

Al iniciar el siglo XX, la Normal permaneció cerrada a consecuencia de la Guerra de Los Mil Días. Una vez reiniciadas las labores (1904), las directivas y profesores continuaron la tarea formativa sin descuidar ningún aspecto. Inculcaron permanentemente el sentido de responsabilidad, el amor a la verdad, la pulcritud en la presentación personal, los buenos modales y la necesidad de una sólida preparación intelectual. Daban gran importancia a la música y a la celebración de las fiestas patrias. La señora Leticia Ulloa de Forero, rectora dinámica y protagonista de este ideal, fue reconocida con la Cruz de Boyacá por el Gobierno Nacional, galardón que declinó debido a quebrantos de salud que le impidieron dirigirse a la capital para recibirlo; como homenaje póstumo, el Gobierno de Boyacá expidió decreto “exaltando su talento y sus virtudes como abnegada servidora de la educación”.

 

De 1922 a 1925, la Normal no funcionó.
 
En 1926, la señora Ana Rosa Segura de Fajardo, pedagoga de dedicada y profunda vocación, y miembro de la Academia de Historia de Boyacá, dirigió los destinos de esta Institución; infundió en sus estudiantes el amor por la labor docente y la necesidad de colaborar con los niños de la calle.
 
En el cuatrienio 1927 a 1930, la rectora, señorita Evangelina Zambrano, dama estricta y de gran preparación intelectual, tomó la decisión de suspender el internado por razones disciplinarias. Narran sus estudiantes que las obligaba a realizar pesadas caminatas y cumplir fielmente las normas disciplinarias. En sus últimos días estuvo privada del don de la vista y murió en relativo abandono.
 
En 1932, la señorita Ana María Toscano, educadora progresista y dinámica, implementó los métodos de la Escuela Nueva, en boga por ese entonces en Europa. Escribió el libro “Leamos nosotras”, donde enfatizó sobre la educación de la mujer. La Normal sirvió de campo de experimentación de los primeros licenciados de la Universidad Pedagógica de Tunja, bajo la suprema dirección del Doctor Julius Sieber.
 
En el período comprendido entre 1934 y 1946, la Normal, inmersa en el Colegio Departamental Femenino, asumió el carácter pedagógico, enmarcada en el ideal de respeto y sabiduría. Se propició el diálogo, valorando el derecho a la opinión y la justicia.
 
En 1946, el Ministerio de Educación Nacional fundó en Tunja la Escuela Normal de Institutoras, dirigida por la señorita Irene Jara, una de las educadoras más notables del país y primera mujer en ocupar el cargo de Viceministra de Educación. Dirigió las actividades del ICOLPE.
 
En el año de 1948, en la administración de la señora Emma Rosas de Ospina se diseñó la bandera de la Escuela Normal y se editó la revista “Irradiaciones”.
 
En la década de los 60 y mediados de los 70, bajo la infatigable labor de la señorita Leonor Álvarez Pinzón, la Escuela Normal se mantuvo a la vanguardia de la educación boyacense. En esta época se le imprimió a la formación un carácter dinámico; a sus aulas acudieron mujeres de los más recónditos lugares de Colombia con el firme propósito de prepararse como personas íntegras, mujeres portadoras de los más altos ideales y pedagogas de acendrada vocación. Se dio gran importancia a los aspectos académico, pedagógico y disciplinario; se fomentó la formación de hábitos y valores personales y sociales. El deporte, las actividades artísticas, culturales y de proyección comunitaria, alcanzaron altos niveles.  En 1971 se inició el Bachillerato Académico.
 
El 7 de junio de 1974 falleció la señorita Leonor Álvarez Pinzón. La comunidad  normalista, y en general la sociedad tunjana, lamentaron su ausencia física, pero su espíritu dinámico y progresista, su temple y semblanza moral, su rectitud y justicia, permanecerán por siempre en quienes tuvieron la fortuna de conocerla.
 
Sucedió a la señorita Leonor la licenciada Ana Matilde Barrera de Niño, quien durante veinte años dirigió los destinos de la Escuela Normal, proyectando inquietudes e innovaciones pedagógicas.
 
En 1981, la Institución fue seleccionada como Normal Demostrativa para el Oriente Colombiano. Así mismo, fue escogida por el Ministerio de Educación Nacional como campo de experimentación para asumir la renovación curricular (1987).
 
En 1988 inició la diversificación del Bachillerato Pedagógico con Orientación en Educación Musical, propuesta exclusiva de la Normal que, además de encaminar su labor al fortalecimiento académico, propendió por el desarrollo de valores éticos y estéticos, el cultivo del folclor, las tradiciones y la conservación del patrimonio cultural de la región.
 
En este mismo año, se implementó el Proyecto O1 del Programa de Educación Familiar para el Desarrollo Infantil “PEFADI”, orientado a acentuar la proyección social del maestro. En este campo se destacaron las realizaciones pedagógicas desarrolladas en los municipios aledaños (Oicatá y Motavita), con comunidades de condiciones socioeconómicas y culturales críticas, contribuyendo con su orientación a dinamizar el proyecto de acción comunitaria y elevar el nivel de vida de las familias involucradas en el proyecto. En 1989 y 1991, la Normal organizó y desarrolló seminarios de inducción al programa “PEFADI” para las normales de Boyacá y Casanare.
 
Como escuela asociada a la UNESCO desde 1976, ha cumplido con la filosofía de difundir la educación, la ciencia y la cultura a través de actividades curriculares y extracurriculares, sobre aspectos relativos a la conservación y preservación del medio, defensa y difusión de la identidad cultural, los derechos humanos y la paz.  En 1985 fue sede del Primer Congreso Nacional de Jóvenes de las Escuelas Asociadas a la Unesco.
 
Fue preocupación fundamental de la señora Ana Matilde Barrera de Niño la preparación de la estudiante normalista en los diferentes campos de la formación humana. Apoyó en todo momento las actividades relacionadas con la Práctica Docente y participación en eventos científicos, deportivos, sociales y culturales, aspectos que fueron motivo de satisfacciones y reconocimientos.
 
Con el propósito de contribuir a elevar la calidad del docente, la Escuela Normal profesionalizó a un gran número de maestros de Boyacá, Casanare y Arauca. La labor en este sentido se orientó a dinamizar el proceso de aprendizaje acorde con el momento histórico y las tendencias políticas educativas.
 
En 1995, siendo rectora la Magister Ana Bertha Espitia Díaz, se diseñó el Proyecto de Reestructuración de la Escuela Normal. El Ministerio de Educación Nacional, mediante Resolución No. 3057 del 15 de julio de 1996, aprobó la reestructuración de la Escuela Normal Leonor Álvarez Pinzón.

De febrero de 1997 a julio de 2009 se desempeñó como rectora la Licenciada Elsa Doris Perilla Novoa, quien mostró en su gestión responsabilidad, sentido de pertenencia, esfuerzo y dedicación. Lideró los procesos de acreditación previa y de Calidad y Desarrollo, visualizando y manteniendo una proyección futurista para alcanzar calidad en la formación de las maestras. Adelantó acciones dinámicas orientadas a la formación integral de la estudiante normalista con base en principios democráticos, respeto por el otro, comunicación efectiva y reflexión dialogal.
 

En 1997 se conformó la Asociación Caleidoscopio, integrada por 18 docentes de diferentes áreas del conocimiento, quienes en forma voluntaria han estado trabajando en pro de propuestas de investigación social y educativa. Su lema es “Emprender el viaje a la utopía en búsqueda del diálogo, la paz, la gestión y el conocimiento”,  para apreciar lo múltiple, comprender lo complejo y proponer nuevas prácticas pedagógicas.

En 1998 se dio inicio a innovaciones pedagógicas con un nuevo plan de estudios, basado en los procesos de pensamiento y el modelo pedagógico: “Hacia una proyección multidimensional del ser”.  Además se dio inicio al convenio con la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, UPTC.

La Institución fue acreditada por el Ministerio de Educación Nacional como Normal Superior mediante la Resolución No.370, del 23 de febrero de 1999.

En el año 2000 inició labores el Ciclo Complementario, con un grupo de 41 estudiantes. Su apertura marcó rumbo significativo en la formación de las nuevas maestras para hacer del acto educativo un proyecto de vida, donde la pedagogía se convirtió en la razón de ser de su formación.

La relevancia del proyecto de formación de docentes a nivel nacional fue reconocida por el Ministerio de Educación como uno de los 16 mejores entre las 136 normales del país. Igualmente fue exaltada su labor investigativa.
 
Desde el 2001, las promociones de normalistas superiores han impactado por la calidad de sus propuestas pedagógicas, su desempeño dinámico y creatividad en los diferentes centros educativos donde irradian sus acciones. Sin perder el horizonte de la formación permanente, un gran número de estudiantes ha ingresado a los programas de preescolar y educación básica en la UPTC. Igualmente la mayoría de ellas están vinculadas laboralmente.
 
En el año 2002, la Escuela Normal fue visitada por los pares externos del MEN, quienes evaluaron y verificaron los procesos de formación y funcionamiento con sobresaliente.
 
En 2003, mediante resolución No. 068 del 22 enero, se otorgó por parte del MEN la Acreditación de Calidad y Desarrollo.
 
En el 2012, mediante Resolución Nº 9163 del 8 de agosto el MEN autorizó el funcionamiento del Programa de Formación complementaria por el término de 5 años.
 
De Julio de 2009 a Abril de 2010, dirigió los destinos de la Escuela Normal la Magister Adela Omaira Díaz de Cervantes; bajo su liderazgo, espíritu altruista, dinamismo, don de gentes, capacidad de gestión y apoyo a los procesos educativos, la Institución continuó preparándose para el proceso de verificación  de la Acreditación de Calidad y Desarrollo.
 
En el mes de mayo de 2010, el Licenciado Luis Eduardo Molina Flórez asumió el cargo de rector de la Escuela Normal, como un reto nuevo en su profesión; su propósito inicial fue el mejoramiento de los procesos de comunicación a través de la ampliación de las nuevas tecnologías,  salas de ayudas educativa, cubrimiento en internet WiFi y el mejoramiento de los canales de comunicación virtuales. Igualmente la dotación e infraestructura del teatro de la institución.
 
A partir del año 2011 a marzo de 2013, hizo especial énfasis en las actividades complementarias: deportivas, culturales, danzas, coros y Tuna Normalista, a fin de mejorar la utilización y aprovechamiento del tiempo libre y acrecentar la pertenencia de las estudiantes con la Institución.  Otras acciones fueron encaminadas a la proyección del Programa de Formación Complementaria, ‘PFC’ y su articulación con  instituciones de educación preescolar, básica y superior, a través de convenios que garantizan las prácticas pedagógicas de las futuras maestras, el apoyo financiero y su proyección en el proceso de profesionalización como docentes. 
 
Desde abril de 2013, nuevamente y después de casi 4 años de ausencia, la Licenciada Elsa Doris Perilla Novoa retoma la dirección de los destinos de la Escuela Normal; con alto sentido de pertenencia y con la decisión de continuar un trabajo mancomunado con directivos, docentes y padres de familia, prosigue el desarrollo de la propuesta pedagógica en busca de la excelencia de la calidad educativa en pro de la formación de alumnas normalistas y maestros superiores.
  
En la última década se han desarrollado desde las áreas del conocimiento proyectos  para contribuir al desarrollo de las competencias básicas y ciudadanas, al bienestar y al desarrollo armónico de las estudiantes, como:
 
«        Proyecto UNESCO (1975…)
«        “Mejoremos y conservemos nuestro entorno” (1990…)
«        “Feria de la ciencia y la tecnología” (1990…)
«       “Grupo de Danzas (1990…)
«      “Actividad musical integrada de secundaria” (1990…)
«       “Educar para la Democracia y la Convivencia” (1994…)
«      “Festival Departamental de Teatro Estudiantil” con su grupo Sombras (1994…)
«       “Ecología y medio ambiente” (1995…)
«       “Comité de Pastoral” (1996…)
«        “Trazando caminos” (1997…)
«       “Proyecto Pléyade” (1997 – 2000)
«      “Constructores de Esperanza” (1998)
«      “Expedición Pedagógica Nacional” (2000… 2010)
«      “Brigada Educativa de la Cruz Roja” (2001…)
«      “Mi mejor amigo” (2001…2010)
«       Banda de Marcha (2001…)
«      “Festival Departamental de Teatro Estudiantil” con sus grupos Sombras (1993…) y Sombritas (2002…)
«      “El tren de la fantasía”, Programa Radial emisora UPTC. (2001 – 2002)
«      “Ángel del buen trato” (2003…2010)
«      CD de audio “Viva el amor” (2003)
«      “Actividad musical integrada de primaria” (2003…)
«      “Encarrétate con la lectura” (2003 – 2004)
«      “La lúdica como estrategia para pensar y crear” (2004 – 2007;  2010)
«      “Atención y prevención de desastres” (2005…)
«       “Nacho y Luna” (2005 - 2006 )
«      “Mi escuela sonríe” (2005 - 2007)
«      “Actividades deportivas”, con la implementación de escuelas deportivas, (2006…)
«      “A leer, sumercé” (2006)
«      Video Institucional “Taller musical básica primaria” (2006 – 2009)
«      “Los sueños de mi muñeca” (2007…2009)
«      “Bingo matemático” (2007)
«        Grupo de investigación estudiantil en biotecnología,‘GIEB.’ (2007…)
«      “Exposición de origami”(2008)
«      “Eco ecológico” (2008…)
«      “La huerta escolar” (2008…2010)
«      English day – Spelling contest” (2008…)
«      Proyecto Congenia (2008 – 2009)
«      “Festival matemático” (2009)
«      Robótica (2010…)
 
La difusión pedagógica, cultural y deportiva se ha realizado a través de:
 
«      Las revistas “Ideales Normalistas” (1975 y 1985)
«      Disco “Mensajes Juveniles a Corazones Infantiles” (1992)
«      “Emisora Escolar: Parlemos” (2001…)
«      “Ventana Democrática” (2001–2002, 2004 – 2007)
«       Boletín “Ventana Pedagógica” (2002)
«      Documentales Institucionales (2002, 2003, 2008)
«      “Cartelera Eco Científico” (2007…)
«      Periódico “Expresión Normalista” (2009…)
«      Página web: En construcción.
 
 
En el año 2007 se crea el Grupo de Investigación Estudiantil en Biotecnología –GIEB–, liderado por los docentes del área de Ciencias Naturales, el cual ha desarrollado proyectos con los que han participado en encuentros regionales, nacionales e internacionales de Semilleros de Investigación, en el Proyecto Colciencias ONDAS y encuentros departamentales y nacionales de “Expociencia Juvenil”.
 
El permanente interés de la Normal en pro de la educación ha sido motivo de los siguientes reconocimientos:
 
-         En 1896. Reconocimiento a la rectora María de Jesús Ortiz mediante honores póstumos.
-         En 1970,El Ministerio de Educación Nacional otorgó la Medalla “Honor al Mérito Educativo” a la rectora Leonor Álvarez Pinzón.
-         En 1975, mediante el decreto 672 del 11 de abril, el  Ministerio de Educación Nacional otorgó a la Escuela Normal la “Medalla Camilo Torres” en primera categoría.
-         1990, El Ministerio de Educación Nacional, otorgó la condecoración oficial “Simón Bolívar” a la Escuela Normal Nacional de Señoritas “Leonor Álvarez Pinzón”por sus eminentes servicios que agradece la nación.
-         En 1990. Condecoración Medalla “Simón Bolívar” a la Normal, mediante resolución No. 04723, de mayo 4 de 1990.
-         1995. Condecoración “Orden de los Lanceros” en el grado “Collar de Oro” a la Normal Nacional Femenina “Leonor Álvarez Pinzón”, por la gestión educativa desarrollada. Decreto 000569, del 15 de mayo de 1995 de la Gobernación de Boyacá.
-         1995. Condecoración “Gonzalo Suárez Rendón”, en su más alto grado, “Collar de Oro”, a la Escuela Normal. Decreto 284 del 28 de abril de 1995, emanado por la Alcaldía Mayor de Tunja.
-         2000. Condecoración “Rafael Bernal Jiménez”, Educación y Humanismo y “Julius Sieber”, Pedagogía y Ciencia. Resolución 1763, del 15 de septiembre de 2000 de la UPTC.
-         2000. Exaltación a la Escuela Normal Superior. Decreto 0089 del 5 de mayo de 2000. Alcaldía Mayor de Tunja.
-         2000. Condecoración oficial “Simón Bolívar” concedida a la Escuela Normal. Resolución 1093 del 5 de mayo de 2000, del Ministerio de Educación Nacional.
-         2005. Distinción especial a la Escuela Normal. Resolución 214 del 29 de abril de 2005 de la Asamblea de Boyacá.
-         2005. Exaltación a la comunidad educativa en sus 130 años, mediante decreto 0197 del 5 de Mayo de 2005, de la Alcaldía Mayor de Tunja.
-         2005. El Gobierno Departamental exalta la labor de la Escuela Normal Superior por su invaluable aporte a la educación en sus 130 años de historia.
 
De igual manera, la Escuela Normal en el año I990 institucionalizó la Medalla al Mérito “Inocencia Nariño” para enaltecer la labor de los funcionarios de la Institución que han permanecido durante 15 años a su servicio; y el Escudo Bodas de Plata, para los funcionarios que han laborado durante 25 años consecutivos. Estos reconocimientos  se  realizan en ceremonia especial, todos los años, el día de la celebración del aniversario de la Escuela Normal.